¡Buenos días!

Sé que he estado más que desaparecida en los últimos meses… El día a día ha podido conmigo. La constancia no es uno de mis fuertes, pero prometo seguir intentándolo. Reconozco que tras casi 4 meses de ausencia hay poquitas excusas que valgan, pero lo importante es que ¡he vuelto!

Te escribo desde un sitio espectacular de la Costa Del Sol, regalo de la providencia, como todo nuestro verano. Estamos siendo avasallados por una sobreabundancia de gracia, y no podemos más que disfrutarlo y dar gracias diariamente.

Mi enano ha cumplido 9 meses hace unos días. Está sano, fuerte, grande y precioso. No podemos pedirle más a la vida la verdad.

Este tiempo ha pasado muy rápido. Ya sabréis por experiencia que la vida con niños va a 1000 por hora, y no nos da tiempo a saborear la belleza del momento. Por eso, a veces me paro un poquito entre cansancio, biberones, potitos, juguetes, casa, trabajo, y me siento a su lado para disfrutar de ese instante. El tiempo pasa y no vuelve, y éste en concreto está siendo precioso, Santi esta para comérselo y a pesar de ser una etapa durilla de agotamiento, no lo cambio por nada del mundo.

Como ya adelantaba en alguna red social estos días atrás, tengo la alegría de volver al blog con una súper sorpresa. Con Santi a punto de empezar a caminar, gateando por todos los suelos del mundo, con 6 dientes y 10 kg….. ¡Estamos esperando una niña! Si Dios quiere, Lucía estará con nosotros antes de Reyes.

IMG_2363

Coincide que justo el último día que publiqué en el blog, confirmé con un predictor lo que venía sospechando desde hacía algunos días. Y ahora que estoy en mi segundo embarazo, lo puedo confirmar: las mujeres tenemos un sexto sentido para ésto, no me digáis por qué, pero de nuevo sabía que algo pasaba. Ese día celebramos la noticia con una comida en uno de nuestros clásicos, el New York Burguer. Sí, creo que esta celebración se ha convertido en una especie de tradición, ¿lo recuerdas?

Hasta el momento todo está yendo fenomenal, y en mi semana 21 de embarazo y con otro enano en casa puedo decir que casi ni me estoy enterando.

Ya os adelanto yo las cuentas, los pequeños se van a llevar 13 meses y medio. ¡Una locura! Somos conscientes de lo que nos espera (o no, ya os lo dire 😉 ), pero os aseguro que ¡no podemos estar más contentos! Tener hijos es una bendición, un regalo y un don. Os mentiría si no os dijera que al principio casi me muero del miedo, pero es que cuando la vida se nos regala solo puedes acogerla y abrazarla, agradecida. Así lo estoy viviendo. Y es que ¡ya somos 4!

IMG_2489

¡Feliz martes!

P.D: Como sé que hay alguna que otra mami con niños pequeños seguidos detrás de la pantalla, ¡se aceptan mogollón de consejos!