Categoría: Memorias de mi embarazo

Memorias de mi embarazo (III): el andar elefantil

Como os cuento en ¿Quién soy yo?, decidí empezar con este blog cuando estaba haciendo reposo por una amenaza de parto prematuro (APP) a mis 34 semanas de gestación. Sin embargo, no lo he podido poner en marcha hasta hace unas semanas. Pero haciendo un poco de “limpia” en el ordenador me he encontrado con un borrador de post que hice en mis últimas semanas de embarazo.

No me acordaba de él, y me ha hecho mucha gracia leerlo. Por eso os lo copio tal y como está escrito, como si os lo estuviera contando en esas fechas.

 

Desde el ingreso por APP he empezado a notar en mí una nueva conducta que juré y perjuré que jamás iba a tener, lo he bautizado con dos nombres diferentes que vienen a decir lo mismo: caminar cual elefante. Los andares de elefante o el andar elefantil.

En mi defensa diré que en mi caso es algo totalmente normal, ya que, el enano pesa 2,500kg a 6 semanas del día del parto y mi tripa tiene el tamaño de un globo terráqueo tamaño natural.

Lo que me parece un poco exagerado (perdonadme todas aquellas que lo sufráis), es el andar elefantil cuando la tripa no tiene ni el tamaño de un guisante. Siempre que veía alguna chica con una tripa cual canica y caminando como si le fuera la vida en ello, con la mano en los riñones y la espalda curvada hacia atrás pensaba: “que si tranquila, maja, que se te nota que estás embarazada”. Os aseguro q en mi caso, no es por querer hacerlo notar, mi tripa ya llama la atención lo suficiente por sí misma.

Ahora que soy yo la que lo hace, pido perdón a todas aquellas mujeres que en su embarazo aplican o aplicaron el andar elefantil, ya fuera por orgullo de madre o cualquier otra causa…

Yo os digo una cosa, espero que lo que queda de embarazo pase pronto porque la velocidad de mis andares de elefante es de 0,5 km/h y así no llego a ningún lado.

 

Y para muestra un botón. ¡Mirad que pedazo de triponcio que tenía! Ay, mi madre, ¡con razón estas estrías que tengo ahora!

IMG_6049 IMG_6062

¿Vosotras también adoptasteis el andar elefantil durante el embarazo?

Memorias de mi embarazo (II): el libro “Ú-nico”

Ahora que estamos en plena Semana Santa, no quería dejar pasar estos días sin recordar una de esas anécdotas que me ocurrieron en el embarazo, y que ahora que ha pasado un año desde entonces, me saca una sonrisa cuando pienso en ella.

Después de la profecía del Padre Juan, y de hacerme el test de embarazo decidimos no contárselo a nadie hasta ir al “gine” y que me dijera que estaba todo correcto.

El sábado de la semana del test positivo teníamos planeado un viaje a Barcelona para una presentación de uno de los libros de mi marido, y yo ya estaba empezando a sufrir alguno de los síntomas del principio del embarazo.

A pesar de las naúseas y el malestar generalizado, ese finde lo pasamos fenomenal porque conseguimos entradas para ir a un partido en Cornellá, en el nuevo estadio del Espanyol.

La presentación de “Estamos de vuelta” era ese sábado por la noche, y gracias a esta ocasión pudimos encontrarnos con unos cuantos buenos amigos catalanes. Como siempre, mi marido esa noche estuvo brillante 😉 , y al terminar el acto una de las asistentes se acercó a él para saludarle y para enseñarle el libro que había terminado de escribir hacía muy poco.

Desconozco absolutamente quién es esta mujer, qué le motivó a escribir ese libro y por qué decidió regalarnos uno aquella noche, pero cuando lo tuvimos en nuestras manos, nos miramos y sonreímos. Para nosotros fue como un guiño del cielo. Todo iba a ir bien.

unico1

Como podéis ver es un libro que explica de forma muy sencilla y con algo de fantasía las 38 semanas de gestación. Pero no por ello deja de ser un libro rigurosamente científico, ya que está revisado por varios pediatras.

unico4unico3 unico2

Si alguna de vosotras está embarazada y esta buscando un libro para hacer mas fácil la llegada del nuevo hermanito a vuestros hijos, éste es perfecto para ello.

Me encantó recibirlo tan de sorpresa en su momento y leerlo durante el embarazo, y no dudaré en usarlo con Santi el día que venga otro bebé.

Os dejo los datos del libro por si os interesa:

Título: Ú-nico

Autor: Patricia Díaz Santos

Editorial: Everest

ISBN: 978-84-441-0509-3

Me despido hasta la semana que viene, que disfrutéis de estos días en familia y tengáis una Semana Santa.

Memorias de mi embarazo (I): test positivo

Quizá sean los 3 minutos más largos de la historia de una mujer y lo cierto es que la situación es única. Tú sola (o al menos yo estaba sola, que habrá quien lo haga acompañada), el cuarto de baño y la prueba esperando. Los nervios se apoderan de ti aunque tú no quieras, y en esos 3 minutos te da tiempo a pensar de todo: ¿lo habré hecho bien? (sí, por absurda que parezca la pregunta, te la haces, y seguro que muchas lo haríais en su momento), ¿sabré leerlo bien?, ¿Y si la segunda rayita está a medias?

Os confieso que yo no estaba muy nerviosa, porque después del suceso del Padre Juan llevaba con la mosca detrás de la oreja desde que volvimos de Jerusalén. Pero no quise comprarme ningún test de embarazo hasta que pasase al menos una semana de retraso, ya que, en meses anteriores tuve una falsa alarma, y pensé que de esa forma me aseguraba de que esta vez no ocurriera lo mismo.

El 23 de marzo de 2014 se jugaba el clásico Real Madrid-Barcelona y teníamos planeado ver el partido con un amigo en el bar de nuestro barrio. Hasta ahora no os he contado que en casa nos gusta mucho el fútbol, mucho muchísimo. Mi marido tuvo la suerte (o la desgracia, según se vea) de casarse con una mujer a la que le gusta bastante el fútbol. Solo que hay una pequeña pega, él es del Madrid y yo del Atleti. Por el momento lo llevamos bien 🙂 , pero dentro de un mes ya os contaré si la eliminatoria de Champions no ha hecho estragos en nuestro matrimonio (jaja).

Imagen7

Como os decía, ese domingo quedamos en ir a ver el Clásico a un bar de la zona. El sitio estaba hasta arriba de gente, con muchísimo ruido. Recuerdo que estábamos sentados en una mesa pegados a la pared… y ya no recuerdo nada más. Me quedé dormida, literalmente. He tirado de hemeroteca y por lo visto ese día el Barça le dio un repaso al Madrid, mientras yo libraba una guerra con mis párpados. Hasta hubo un momento en que le dije a mi marido “oye yo creo que me voy a ir a casa porque me estoy quedando frita”, él me miraba y se reía “pero, María, ¿cómo te puedes estar quedando así de dormida?”  Y es que jamás de los jamases me había pasado. No es como cuando estás cansada y tienes sueño, que te notas los ojos cansados, bostezas, etc… No. Esto era muy diferente. Me quedaba dormida sin más, sin darme cuenta.

Cuando acabó el partido (y tras un gran esfuerzo por mi parte para quedarme en el bar), de camino a casa mi marido me dijo “oye, yo creo que vas a estar embarazada de verdad”.

Esperé dos días más, apenas cinco de retraso, para comprarme dos pruebas de embarazo. Sí, dos mejor que una… ¿y si una me daba un falso positivo o yo lo hacía mal? 😀  La típica de toda la vida de rayitas rosas, y la otra de Clearblue digital. No me importa decir la marca, porque la verdad es que es una pasada ver ahí “Embarazada” y las semanas aproximadas de gestación.

Hoy hace un año que al despertarme por la mañana, me encerré en el baño, saqué las pruebas y vi el tan esperado resultado.

 Imagen9

Y fue a partir de ese momento cuando todo cambió para siempre. Ya era oficial, una nueva vida estaba creciendo dentro de mí.

¿Y vosotras? ¿Recordáis el momento de cuando os hicisteis la prueba de embarazo?

PD: Se me olvidaba contaros que ese día celebramos la gran noticia con nuestra comida favorita en uno de los mejores sitos de hamburguesas de Madrid, New York Burguer. Si os gustan y vivís aquí, ¡tenéis que ir!

Imagen10

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: