En las últimas semanas he investigado un poquito acerca de la figura del señor Edward A. Murphy Jr. Capitán de las fuerzas aéreas norteamericanas e ingeniero aereoespacial. ¡Casi ná! Por lo visto enunció la famosa ley cuando estaban llevando a cabo un experimento que no salió del todo bien. Pero en realidad yo sé que esto no es así 😉 , queda muy chulo contarlo así, pero creo que el origen es otro. Edward A. Murphy Jr tuvo un hijo, es decir, sabía lo que era tener un bebé en casa. Seguramente un día de esos de sus experimentos gravitacionales, llego al trabajo después de una nochecita toledana y entonces fue cuando dijo eso de: “Si algo puede salir mal, saldrá mal”.

LEYDEMURPHY

En los últimos 4 meses he podido comprobar en primera persona dicha ley, y pobre señor Murphy, le deben estar pitando mucho los oídos allá donde esté. Aquí os dejo una pequeña lista (pequeña porque podría escribir hasta el día del juicio final) de los acontecimientos sucedidos a los que he apodado MomentosLeyDeMurphy:

  • El día antes de montar en el coche por primera vez con el pequeñajo planeamos cómo hacerlo como buenos primerizos. Me explico: cuándo darle el biberón, en qué momento salir… Con lo que no contábamos es que justo antes de salir de casa, al sentarle en la maxicosi, iba a echar la primera vomitona de su vida. Vamos que no se quedó con nada del biberón dentro el pobre.
  • Algo similar pasó el primer día que hicimos un viaje largo en coche con él (2 horas). Estaba todo listo: niño vestido y limpio, bolsa y biberones preparados, abrigos puestos, todos en el umbral de la puerta, y entonces… El niño se hace caca.
  • Cuando el pequeñajo tenía 2 meses empezaron con obras generales en mi bloque, lo que supone ruido, ruido y más ruido. Bueno, se puede llevar. Lo que igual es un poco más complicado es que estando en la ducha y con el niño dentro del baño en la hamaca, se corte la luz.  😕 
  • En los primeros meses de vida del bebé, cuando no duermes más de 3 horas seguidas, en la toma de las 04.00 am, procedes a cambiarle el pañal y darle el biberón. Se queda dormido en tus brazos, le echas en la cuna, se despierta (¡qué maravilla!) Y cuando por fin consigues que se quede dormido, te echas en la cama y entonces oyes como se hace caca.
  • Otra de lo más común es cuando le dejas con el babero puesto un ratito después de comer para que no se manche con las regurgitaciones, y al quitárselo es cuando vomita y se pone hasta arriba de leche.
  • Y la última, y más reciente. El otro día fuimos a hacer compra a un supermercado. El día estaba bastante gris, pero sin lluvia. Y justo cuando estábamos aparcando en la puerta de casa empezó a caer agua, pero además, de esas veces que parece el diluvio universal.

Desde aquí hago un llamamiento a mamás primerizas, desde mi corta experiencia concluyo los siguientes enunciados a tener en cuenta:

Parece mentira que a pesar de esto y otras tantas cosas sea tan maravilloso tener un bebé. ¿No creéis?

¿Y vosotras? ¿También habéis comprobado en primera persona la ley de Murphy? ¡Contadme que os ha pasado!

PD: Gracias a un comentario de una lectora me he dado cuenta que olvidé poner el que hasta ahora ha sido el Gran Momento Ley de Murphy de mi pequeño, el TripleMomentoLeydeMurphy. Una mañana mientras le cambiaba el pañal, se puso a hacer caca a la vez que hacia pis (tipo fuente) poniéndose perdido, y para que la cosa fuera más divertida, también vomitó el pobre. ¡Fue directo a la bañera!  🙂