Mañana es un día muy especial en casa. Como sabéis, es el primer “Día del Padre” de Santi con papá. Además, el enano cumple 4 meses y es el cumpleaños de un amigo muy especial, el Padre Juan. Pero por si fuera poco, mañana hace un año que mi marido y yo volvimos a España después de vivir una de las experiencias más alucinantes de nuestras vidas. Una de esas experiencias que te marcan, y que con el paso de los años recuerdas con mucho mucho cariño.

Estos 4 acontecimientos que celebramos mañana tienen una estrechííísima relación. Veréis…

Lo que voy a contaros es la historia de cómo nos enteramos que yo estaba embarazada, y creedme, no es porque sea mi historia, pero es de las más alucinantes que he escuchado nunca. Aún a día de hoy sigo buscándole explicación.

Como os decía antes, el 19 de marzo de 2014 mi marido y yo volvíamos de Israel tras vivir una experiencia Imagen3chulísima de voluntariado en una excavación arqueológica en Magdala, a orillas del lago Tiberiades (Galilea). El proyecto que está detrás de este voluntariado es éste, el Proyecto Magdala. Y la verdad, desde que volvimos se lo recomendamos a muchísima gente. Si conocéis a parejas jóvenes, o a chicos que busquen una experiencia así para sus veranos, años sabáticos o tiempo libre… esto es de lo mejor.

La persona que lidera todo el proyecto no es otro que el Padre Juan, el mismo que mañana cumplirá años, y el protagonista, en parte, de este post.

El 19 de febrero de 2014 a eso de las 06.00 de la mañana mis padres nos recogieron en casa para llevarnos al aeropuerto. Cuando cogimos el avión no éramos conscientes de cómo iban a cambiar nuestras vidas a raíz de ese viaje.

Todas las experiencias, sensaciones, anécdotas y momentos inolvidables que vivimos durante ese mes son de tal magnitud que me darían para hacer sólo un blog dedicado a ello.

Cuando estaba a punto de acabar nuestra estancia en Tierra Santa (santa no sólo para los cristianos, sino también para musulmanes y judíos), disfrutamos de 2 días de tiempo libre en Jerusalén, una ciudad ¿mágica?, ¿multicultural?, ¿multireligiosa?… no lo sé. Pero lo que si os digo, es que es una ciudad única. Imagen2El día antes de irnos, el 18 de marzo de 2014, hoy hace exactamente un año, pudimos disfrutar de un desayuno muy agradable con el Padre Juan, al que a penas pudimos ver en Galilea. Le expresamos nuestra alegría y agradecimiento por haber disfrutado de aquel voluntariado y el bien que había supuesto para nosotros personalmente, pero también como matrimonio. Antes de levantarnos de la mesa, me miró fijamente a los ojos y me dijo:

– Yo creo que tú te llevas un regalito de aquí.

No entendía lo que me estaba diciendo así que me encogí de hombros.

 – ¡Sí, mujer! Que te llevas un judiíto – me insistió.

Mi marido y yo nos miramos pensando que al pobre padre Juan se le estaba yendo la cabeza.

– Padre, cómo dice eso, ¡qué imprudente! -le dijo mi marido.

– Tú hazme caso, tienes cara de embarazada. Ya me lo dirás.

El día que salimos de España, me acababa de venir la menstruación así que lo que teníamos seguro es que nos fuimos sin que yo estuviera embarazada… 

6 días después de llegar a casa, tras tener un pequeñísimo retraso, me hice una prueba de embarazo . “Embarazada. +3”

Tal y como había predicho el Padre Juan, nuestro galileo estaba de camino.

Imagen6

¿Y vosotras? ¿Cómo os enterásteis de que estábais embarazadas?

2 comments on “‘La Profecía’ o cómo nos enteramos”

  1. Te leí hace 3 días pero fue con el móvil y no me dejó comentar. Me asombró la historia, es de esas veces que te queda alucinada preguntándote como alguien sabia eso que nadie mas sabia incluida tu.
    En mi caso llevábamos 2 meses buscando y yo soy impaciente así que las dos veces primeras tuve todo tipo de síntomas y psicosintomas y me hice unos 8 test de embarazo porque juraba que lo estaba. Al tercer mes, me prometí a mi misma no buscar señales donde no las había, y un día antes de la regla, me sobraba un test de un pack que había cogido y decidí gastarlo pero sin mucha esperanza porque no tenia ningún síntoma de nada. Total que en un test blanco inmaculado yo vi las dos rayas, nadie mas las veía pero yo si, y estuve embarazada yo sola unos dias,porque los demás hasta que no lo confirmo el medico, no me hicieron ni puñetero caso jaja.

    • Si! ya te digo que yo todavía alucino con ella. Yo también me agobié mucho antes de quedarme embarazada y justo el mes que decidí que pasaría de rayarme por el tema pasó esto…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.