Primero fui hija, luego me hice enfermera, me convertí en esposa y finalmente mamá y bloguera.

Me llamo María, tengo 26 años y decidí empezar a escribir este blog a mis 34+3 semanas de gestación del primer embarazo, después de unas cuantas haciendo reposo en el sillón de mi salón. Supongo que las largas horas que pasé delante del iPad leyendo experiencias de otras mamás blogueras fueron el empujón final que necesitaba para lanzarme a la piscina con esta miniaventurilla.

“Lo entenderás cuando seas madre”, o “lo entenderás cuando tengas hijos”, son algunas de esas frases lapidarias con las que tus padres acaban la conversación en bastantes ocasiones en tu vida, y seamos sinceras, en ese momento te sientan como un tiro. Pero, ¡ay! cómo es la vida, cuando llega tu turno te das cuenta de la veracidad de esas palabras y le pones ojos, cara y sentimientos a un montón de experiencias.

Y ya que ser madre no nos viene de fábrica, en este blog encontraréis experiencias de mi vida diaria que me enseñan a ser mamá de dos preciosos bebés, Santiago y Lucía. Espero que al menos os entretengan, y que en el mejor de los casos os ayuden.

¡Os espero!